¿Qué método anticonceptivo te conviene?

Nota abril

Hay muchos métodos anticonceptivos y elegir uno que vaya para vos es todo un tema. Acá no sirven de mucho las recomendaciones porque cada cuerpo, cada historia, cada una es diferente. También los métodos tienen sus ventajas y desventajas, y no todos son adecuados para todas las situaciones.

El método anticonceptivo más apropiado depende de la salud general de la mujer, su edad, la frecuencia de la actividad sexual, la cantidad de parejas sexuales, el deseo de tener hijos en el futuro y los antecedentes familiares de determinadas enfermedades.

Tener información y poder sacarse todas las dudas antes de adoptar un método, ayuda a estar mejor preparada para que una vez hecha la elección, te funcione y estés sastisfecha con la decisión tomada.

Esa decisión, conviene hacerla junto con el médico quien hará los estudios en caso de que sean necesarios y te explicará los cuidados que tenés que tener en cuenta.

Dialogamos con la doctora Sandra Magirena, médica ginecóloga, sexóloga y, también experta en sexualidad infantojuvenil, que nos cuenta de qué se trata cada método disponible en la actualidad.

 

Métodos de barrera

Preservativo (condón) masculino. Es una funda fina que cubre el pene para recolectar el esperma y evitar que ingrese al cuerpo de la otra persona. Los condones de látex o poliuretano reducen el riesgo de contagio de ITS (infecciones de transmisión sexual) y son especialmente eficaces en la prevención del HIV/SIDA. Se usan para una sola eyaculación y se tienen que desechar luego de un único uso.

Preservativo (condón) femenino. Es una especie de bolsa de plástico fino y flexible que se inserta en la vagina de la mujer antes de tener relaciones sexuales e impide que el esperma ingrese al útero. Al igual que el preservativo masculino reduce el riesgo de ITS pero lamentablemente no es fácil de conseguir en Argentina, las obras sociales no reintegra su costo. Los condones femeninos se descartan después de un único uso.

Diafragma. Es como una copa flexible, poco profunda hecha de látex o una goma suave que se coloca dentro de la vagina antes de tener relaciones sexuales e impide que el esperma ingrese al útero. Se usa junto con una crema o gel espermicida y tiene que mantenerse colocado durante 12 horas posteriores a la relación para evitar el embarazo pero hay que extraerlo antes de 24 horas. Este es un método que se usó mucho antes de que apareciera el HIV por su comodidad pero fue cayendo en desuso porque no previene ITS. Actualmente solo estaría indicado en parejas en las que la exclusividad de la relación está garantizada ya que no se puede usar el diafragma para la doble protección con el preservativo, dado que la fricción entre ambos podría producir roturas.

 

Métodos hormonales

Son lo que usan hormonas para regular o detener la ovulación y evitar el embarazo. Hay métodos hormonales anticonceptivos en distintos formatos como píldoras, inyecciones, parches cutáneos, geles transdérmicos, anillos vaginales, sistemas intrauterinos y varillas implantables. Según los tipos de hormonas que se usan, su mecanismo de acción puede ser impedir la ovulación; engrosar el moco cervical, lo que ayuda a impedir que el esperma llegue al óvulo; o afinar el tejido que recubre el útero. Son los siguientes:

Anticonceptivos orales combinados. Son los que llamamos "las pastillas". Contienen diferentes combinaciones de estrógenos y progestinas sintéticos que se toman para interferir con la ovulación. Se toma una píldora por día, preferentemente siempre a la misma hora. Hay muchos tipos de anticonceptivos orales disponibles, por lo que un profesional de la salud ayuda a determinar qué tipo se adapta mejor a las necesidades de una mujer. No se recomienda a mujeres que que consumen tabaco, mayores de 35 años ni que tengan presión arterial alta, antecedentes de coágulos sanguíneos o de cáncer de mama, hígado o endometrio.

Píldoras solo de progestina. Se toma una píldora por día, a la misma hora cada día. Su acción es interferir con la ovulación o con la función del esperma, al engrosar el moco cervical; esto dificulta que el esperma nade hacia el útero o ingrese a las trompas de Falopio. Este método altera los cambios cíclicos normales en el revestimiento uterino y puede provocar sangrado entre los períodos menstruales normales (metrorragia). No tienen riesgo de formación de coágulos sanguíneos.

Parche anticonceptivo. Es un parche de plástico fino que se adhiere a la piel y libera hormonas al torrente sanguíneo. Se pone en la parte baja del abdomen, la cola, el brazo o la parte superior del cuerpo. Se cambia por uno nuevo una vez por semana durante 3 semanas y no se lo usa en la cuarta semana para permitir la menstruación.

Anticonceptivo inyectable. Consiste en la inyección de una progestina, en el brazo o el glúteo una vez cada 3 meses. Puede provocar una pérdida temporal de densidad ósea, en particular en las adolescentes. Sin embargo, esta pérdida ósea suele recuperarse luego de discontinuar el uso del método. La mayoría de las pacientes que utilizan métodos anticonceptivos inyectables deben llevar una dieta rica en calcio y vitamina D o tomar suplementos vitamínicos mientras reciben el medicamento.

Anillos vaginales. El anillo es fino, flexible y mide aproximadamente 5 centimetros de diámetro que se inserta en la vagina, donde libera en forma continua hormonas (una combinación de estrógeno sintético y progestina) durante 3 semanas. La mujer se lo retira en la cuarta semana e inserta un anillo nuevo 7 días después. Las contraindicaciones para usarlos son las mismos que las de las píldoras anticonceptivas orales combinadas; no está recomendado para mujeres con antecedentes de coágulos sanguíneos, accidente cerebrovascular, ataque cardíaco o determinados tipos de cáncer.

Implante subdérmico. Populariazado como "el chip" es una varilla de plástico flexible, del tamaño de un fósforo que un médico inserta quirúrgicamente debajo de la piel en la parte superior del brazo de una mujer. Este dispositivo libera una progestina (levonogestrel) y dura 3 años. 

 

Métodos intrauterinos

Un dispositivo intrauterino o DIU es un pequeño dispositivo en forma de T que se inserta en el útero. El procedimiento lo hace un médico. Permanece y funciona durante varios años y luego se tiene que cambiar. También es un médico el que lo retira. Hay dos tipos de DIU, el de cobre o el hormonal (ltambién conocido como SIU).

DIU de cobre. Libera una pequeña cantidad de cobre en el útero, lo que genera una reacción inflamatoria que en general impide que el esperma llegue al óvulo y lo fecunde. Pueden permanecer en el cuerpo durante 3, 5 o 10 años, según cada marca. Está contraindicado para mujeres que tengan infecciones pélvicas o que hayan tenido perforaciones uterinas durante usos anteriores del método; tampoco se indica a mujeres con cáncer de cuello uterino o de útero, sangrado vaginal inexplicable o tuberculosis pélvica.

DIU hormonal. Libera una hormona progestina en el útero (la misma que el implante subdermico) que hace que el moco cervical se engrose para inhibir la llegada del esperma al óvulo y su fecundación; también afina el revestimiento uterino y podría impedir que los ovarios liberen óvulos. Se puede usar durante un máximo de 5 años.

 

Esterilización

Es una forma definitiva que impide que una mujer quede embarazada o que un hombre libere esperma. Es una intervención quirúrgica y a diferencia de los métodos anticonceptivos de barrera, hormonales e intrauterinos, son procedimientos que no suelen ser reversibles.

Ligadura de trompas. Es un procedimiento quirúrgico que corta, ata o sella las trompas de Falopio para obstruir el paso entre los ovarios y el útero. Así, el esperma no puede llegar al óvulo para fecundarlo, y el óvulo no puede llegar al útero.

Vasectomía. Es un procedimiento quirúrgico que corta, cierra u obstruye los conductos deferentes para detener el pasaje del esperma entre los testículos y la uretra. Como el esperma no puede abandonar los testículos tampoco podrá llegar al óvulo. Como en las ligaduras se necesita un plazo de 3 meses hasta que el procedimiento sea completamente efectivo. Entretanto debe usarse un método anticonceptivo de respaldo.

 

Por Daniela Chueke Perles | Oh LaLa La Nación