Periné y Sexualidad

Sandra nota

El suelo pélvico comprende un conjunto de músculos que cierran la pelvis y está formado por dos capas: una superficial denominada periné y una capa más profunda llamada diafragma pélvico. El suelo pélvico tiene su cara superior cóncava en relación directa con la cavidad abdominal y es convexo hacia la pelvis. La red de músculos del suelo pélvico se entrecruzan y rodean los tres orificios: uretra, vagina y ano, contribuyendo al control del esfínter. Este conjunto de músculos tiene una doble función, por un lado, sostiene la parte baja del abdomen y, por otro, el paso hacia el exterior o interior gracias a la elasticidad de las estructuras.

La zona central es la que desempeñará un papel principal durante el embarazo ya que, además de contener al bebé, luego se dilatará de manera increíble; de aquí proviene la importancia de trabajar el suelo pélvico.

Pero además, el suelo pélvico cumple con la función de dar sostén a los órganos genitales internos: útero, vagina y vejiga; soportando las presiones que se originan en el abdomen cuando uno tose, estornuda o realiza algún esfuerzo de levantar peso. La musculatura tiene motilidad refleja y voluntaria, podemos retener micción y cerrar la vagina contrayendo a conciencia los músculos perineales. Estos ejercicios, realizados en forma regular, son la base de la ejercitación del piso pelviano y se denominan ejercicios de Kegel.

Otro papel importante es en la respuesta sexual. Durante el orgasmo, tanto femenino como masculino, se producen una serie de contracciones musculares rítmicas de alta frecuencia e involuntarias que acompañan a la respuesta psicoemocional, produciendo una sensación de intenso placer y favoreciendo la eyaculación masculina. No es necesario destacar la importancia que tiene conocer y aprender a cuidar nuestro periné, y esto vale tanto para hombres y mujeres, siendo para nosotras una zona muy importante a tener en cuenta ya que la buena salud perineal, se reflejará en los partos, la continencia urinaria y la respuesta sexual.

¿Cómo lograr un periné sano?

En primer lugar, comenzar por tener conciencia del piso pélvico.

Conocer cómo es la anatomía de la pelvis y la disposición de los músculos ayudará a poder trabajar con esta parte del cuerpo. En mis talleres sobre Periné y Sexualidad trabajamos en forma teórica y vivencial la conciencia del periné. Hombres y mujeres pueden mejorar su respuesta sexual ejercitando el periné. Para las mujeres será de suma utilidad para tener mejores partos, recuperar la tonicidad después de ellos y prevenir la incontinencia de orina y prolapsos, problemas tan temidos al llegar la menopausia.

¿Cómo ejercitar el periné?

Se recomienda realizar los ejercicios de Kegel diariamente en tres series de 30 contracciones cada una. Esto es muy sencillo de realizar ya que lo podemos realizar mientras hacemos nuestras tareas domésticas o viajamos. Otra forma de fortalecer estos músculos es con el uso de bolas chinas o huevos de jade, que se colocan dentro de la vagina y, mientras estamos en movimiento de pie, tonifican y estimulan la musculatura perineal. Disciplinas como el Yoga, Pilates o Bioenergética, ofrecen ejercicios de conciencia específicos para trabajar el suelo pélvico.

¿Cuáles serian los síntomas de alarma?

Como dijimos que se trata de un conjunto de músculos con doble respuesta, refleja y voluntaria, y teniendo en cuenta sus funciones, los síntomas tempranos se verán reflejados en la respuesta sexual y en la continencia de orina y materia fecal. Puede haber sensación de pesadez o de peso en vagina, en los comienzos de un prolapso o también notarse modificaciones en la micción, la cual puede ser más retardada o hacerse en dos tiempos. También puede haber dificultades para defecar o incontinencia de orina al toser o reírse. En los casos de hipotonía pueden sentirse modificaciones durante la penetración y el bombeo, como si la vagina estuviese más grande; y en casos de hipertonía se manifestará como dolor a la penetración o vaginismo.

¿Cuál es la terapéutica si hay síntomas?

Lo primero que hay que hacer es consultar con la/el ginecólogx para realizar un correcto diagnóstico. En los estadios más tempranos utilizamos la gimnasia perineal, como la hemos explicado, y si esto no resulta se instaura el tratamiento quinésico de rehabilitación perineal, donde utilizamos el equipo de biofeedback y electro estimulación, si es necesario.

Esto consiste en sesiones donde, a partir de la colocación de un transductor vaginal que registra la tonicidad de los músculos, la mujer visualiza en un programa de computación cómo son sus contracciones, su tono basal y la fuerza de sus músculos. Así aprende a reeducar su musculatura viendo en la pantalla sus progresos.

 

Dra. Sandra P. R. Magirena